FANDOM



"Mientras que una sonrisa se encuentre en tu rostro nada podrá salir mal" Khan Mishida.

Capitulo 1: SUEÑOSEditar

GkMA

La niñez de Natsuki, entre juegos y aprendizajes fue tranquila y podría decirse que normal. Una niña con mucha alegría muy habladora siempre tratando de aprenderlo todo.

Al entrar en la academia vio su pequeño mundo agrandarse ya que conoció muchos niños y así pudo relacionarse ya que su carácter hablador y simpático le ayudo a hacer varios amigos. Pero solo una llego a tocar su corazón desde el primer día en que la vio: kary Saotome. Aquel encuentro marco su amistad. Una amistad que trascendería el tiempo una amistad de toda la vida. Ambas niñas al verse lo supieron enseguida ya que sin decir palabra caminaron juntas hacia el salón de clases se sentaron juntas y fueron inseparables desde aquel día. A pesar que los sucesos ocurridos en la vida de ambas niñas no permitiría que se graduaran juntas en la academia, su amistad rompió todo tipo de distancia para mantenerse firme e inquebrantable con el paso del tiempo.

Prueba Natsuki
Como era de esperarse Natsuki se gradúo antes recibiendo su banda genin a la edad de 8 años. Por su edad y agilidad fue asignada a un equipo ya con experiencia pero solo se le asignaron misiones de rango C

Su equipo estaba formado por su sensei: Len Matsuda, un shinobi de grado jounin bonachón y paciente pero estricto al momento de una misión de el aprendió la importancia del trabajo en equipo. Sus dos compañeros Miku kurei, un muchacho fuerte y serio que amaba profundamente a los animales y siempre se enorgullecía de entenderse mejor con ellos que con los seres humanos. Y khan Mishida un muchacho alegre siempre dispuesto a las bromas y con su lema " mientras que una sonrisa se encuentre en tu rostro nada podrá salir mal". Si eso pensaba Natsuki con ese equipo nada podría salir mal.

Por su edad y simpatía Natsuki rápidamente fue aceptada en el equipo Len. La trataban como a su hermana menor protegiéndola y enseñándole todo lo que podían; eran tiempos felices y llenos de esperanza y sueños que todos se prometieron cumplir.

Pasaron 2 años desde que Natsuki entro al equipo Len. El mejor equipo, con un porcentaje de 100% de misiones completadas exitosamente. Por alguna razón Len se opuso a que Natsuki tomara los exámenes chunnin, alegando que aun le faltaba experiencia, sin embargo la presión del clan senju era intensa su niña debería haber sido chunnin hace mucho tiempo decían, ya que sus habilidades eran sorprendentes en el manejo de armas y en el perfeccionamiento de jutsus y por su desempeño en el campo de batalla, no dejaban lugar a dudas de que lo hubiese logrado fácilmente. Ella también estaba ansiosa, quería demostrarle a su sensei su mejora desde aquel día que fue asignada al equipo. Pero Len era inflexible, si embargo ante la insistencia de sus alumnos y del clan senju tubo que ceder. En cuanto se celebren los próximos exámenes sus estudiantes lo tomarían para así convertirse en chunnin. No era que Len desconfiara o dudara de la habilidad de estos, sabia que les seria fácil especialmente como equipo, lo que el quería era preservar la inocencia y la alegría de esos niños especialmente la de Natsuki, aun era muy pequeña para vivir la realidad en un mundo tan cruel y salvaje.

Dos meses antes de los exámenes fueron enviados a realizar una misión de traslado de un importante señor feudal. La cual llevaron a cabo rápida y exitosamente lo que les garantizaba 2 días de descanso en el alojamiento más cómodo y agradable que encontraran cerca de su ruta de vuelta a la aldea para no desviarse y así poder pasar más tiempo. Como era costumbre uno de los alumnos debía elegir el lugar y esta vez el turno le correspondía a Khan. Quien ya tenía el lugar elegido aun antes de terminar la misión. El lugar era sencillo y agradable, un lugar que invitaba al descanso y a la relajación. Khan decía "en este lugar es imposible no sonreír ante la belleza del paisaje", Natsuki y su sensei estuvieron de acuerdo, y Miku como siempre mostrando su desgano ya que a el le gustaba mas la soledad del bosque y el agua helada del río a los calidos baños termales y las limpias y cómodas habitaciones que le brindaba aquel alojamiento. Entre risas, burlas y quejas los cuatro se dirigieron al lugar elegido. No sabían que aquel sería su ultimo día juntos, no hubo señales ni malos augurios una misión normal en un día normal como tantas veces durante aquellos dos años.

Al llegar una señora mayor y amable salio a recibirlos les mostró sus habitaciones y los dejo que se pusieran cómodos. Para Natsuki el lugar era todo lo que Khan había prometido. Todos se alistaron para dirigirse a los baños termales, lo que a Natsuki le causaba malestar ya que sabía que no podría estar con sus compañeros jugando como solían hacerlo en el río cuando Miku elegía el lugar de descanso, por lo demás no se quejaba era solo un momento, lo sabía, luego volvería a estar con ellos, asíque decidió relajarse y disfrutar del baño. En el baño sumergida en el agua y en sus pensamientos, de repente algo golpeo su cabeza, quedo desorientada, luego algo mas, vio que se trataba de un jabón y cuando quiso reaccionar una lluvia de artículos caía, "Hey natsu creíste que podrías salvarte por una simple pared", era la voz de Khan que llegaba desde el otro lado ella comenzó a reír y a arrojarle las cosas que el le tiraba "ahh quédense quietos" dijo Miku quien comenzó a arrojarle cosas también.Ella lo sabía, nunca la dejarían sola aunque no pudiera verlos sabia que estaban ahí. Era un atardecer feliz para todos.


Capitulo 2: pesadilla parte 1Editar

Luego del baño se dirigieron al comedor para disfrutar de una deliciosa cena, al llegar ahí se encontraron con una imagen que no esperaban:4 sujetos con capas negras habian entrado a la posada mientras ellos estaban en los baños termales acecinaron a los dueños del lugar y estaban a punto de matar a un hombre que se nota les dio mucha pelea ya que uno de ellos estaba herido -¡¡¡LARGENSE DE AQUÍ!!- grito el sujeto herido arrinconado por los otro 4.Sin pensarlo dos veces Khan dijo -jajajaja idiotas eligieron el lugar y el día equivocado para portarse mal....- pero su sensei lo detuvo tomándolo por el hombro. Cuando Khan volteo a ver a su sensei vio su rostro transformado como muy pocas veces lo vio en esos dos años. Algo no estaba bien no eran asesinos comunes y corrientes y al fijarse en aquel que trataban de matar no era un hombre común y corriente, ciertamente era un guerrero y estaba malherido ¡¡¡ LARGUENSE !!!- volvió a gritar, pero uno de los sujetos con capa se le adelanto y comenzó a reír -carne fresca- dijo -que bueno tendremos conque divertirnos un poco mas, este tipo al final no era nada peligroso, ni se porque nos contrataron-.

Len sabia de quienes se trataban esos sujetos, eran cuatro asesinos a sueldo muy peligrosos registrados en el libro bingo y su captura vivos o muertos aun no había podido realizarse por el poder que tenían, era demasiado para el, lo admitía y sus estudiantes eran aun muy débiles para enfrentarlos. ¿Huir? No, no era una opción debían dar pelea, pero a que costo, aunque confiaba en la habilidad de sus discípulos sabia que estos sujetos estaban muy lejos superándolos en habilidades y fuerza. Estaba perturbado no sabía que hacer. Tratar de detenerlos mientras los niños iban por ayuda, esa seria la estrategia perfecta, pero los conocía no lo dejarían solo, y sabia que aquellos asesinos tampoco lo permitirían. La voz de Miku lo saco de sus pensamientos:-Natsuki ve por ayuda nosotros nos encargamos de estos-, Len lo comprendIó así por lo menos Natsuki tendría una oportunidad. -Narsuki ve- dijo Len, ella no pudo negarse sabia que si su sensei era serio no había que contradecirlo. Pero no pudo seguir aquellas ordenes ,pues cuando quiso retroceder uno de los sujetos le bloqueo el camino -De aquí nadie se va- dijo, y trato de golpear a Natsuki pero ella lo evito, -Pero miren que tenemos aquí- dijo el sujeto con una mueca burlona en su rostro -Digan que son shinobis de la hoja y seré felíz- su rostro se desfiguraba de la emoción lanzando carcajadas estridentes, -Bien comencemos que para mi asesinar shinobis de la hoja es un placer y aunque no los catalogo ya llevo 50 jajajajaja y quiero llegar a 100- dijo con voz chillona. Un escalofrío corrió por la espalda de Natsuki, sabia que la situación era mala pero confiaba en sus compañeros sabia que nada podía salir mal, aun así sintió un miedo que jamás había sentido antes, un miedo que la paralizo desfigurando su rostro de niña. -Natsuki sonríe- grito Khan -Te dije que si sonríes nada podrá salir mal- ella lo miro y sonrío, pero en esa fracción de segundos que duro el cambio de miradas vio un estallido rojo al lado de Khan otro de los sujetos con capa le corto el brazo -Basta que quiero terminar esto rápido- dijo mientras envainaba su espada. Natsuki vio a su compañero tirado en un charco de sangre que rápidamente se hacia mas grande. No tenia poder de reacción, no podía hacer nada. Aunque siempre se creyó preparada para estar serena en cualquier situación nunca se le cruzo por la mente la posibilidad de ver a sus compañeros heridos de esa manera. Vio algo pasar a su lado -No la tendrás- dijo Miku deteniendo al sujeto de la vos chillona -NATSUKI MUE'VETE!!, QUE RAYOS HACES AYUDA A KHAN- ella reacciono y se dirigía hasta donde estaba Khan pero algo la detuvo, fue el grito de dolor de Miku aquel sujeto de la vos chillona lo hirió con un cuchillo de chacra dandole cortes por todas partes del cuerpo. Estaba atónita sus compañeros Miku, Khan estaban heridos su sensei estaba luchando y ella inmóvil paralizada por el pánico de perder a sus compañeros. Pensó en sus armas que no las tenia consigo en su bata de baño que no le daba movilidad. -NATSUKI MUEVETE- le grito su sensei. En ese momento ella reacciono y comenzó a moverse pero sus ataque eran inútiles los dos sujetos que los atacaban eran demasiado fuertes evitaban sus jutsus y sus ataques con gran facilidad. Por un momento Natsuki lo entendió, solo estaban jugando con ella. Trataba de ir hacia Khan y el sujeto de la vos chillona la detenía, sus ataques no le hacían ni el mas mínimo rasguño. Quería ir hacia Miku y tampoco. Ese sujeto jugaba con ella como el juego del gato y el ratón. No podía hacer nada. El miedo y la impotencia invadía su corazón y nublaba su razonamiento,estaba atrapada sin salida sus amigos muriendo y su sensei librando una pelea mortal.


Pesadilla parte 2Editar

Jadeando cansada, hubo una pausa en la batalla, debía reaccionar ella sabia que podía hacerlo pero no sabia como, busco con la mirada a su sensei. Necesitaba de su aliento, el sabría que hacer pero lo que vio termino de derrumbar su valor. Su sensei el hombre que le enseño todo lo que sabia estaba siendo atravesado por la espada de su oponente. El sujeto de la espada empujo con un pie el cuerpo para sacar la espada, -Ya termine aquí- dijo -Los otros terminaron con el que vinimos a buscar, deja los juegos y acaba con esa niña, debemos irnos- .La sonrisa envolvió el rostro del sujeto de la voz chillona y dijo -que pena pero esta bien, acabo y los alcanzo- mirando fijamente a Natsuki. Ella sabia que era su fin, pero no le importaba, sentía que seria el final para aquella pesadilla que estaba viviendo. Era lo mejor pensó.

Cerro sus ojos resignada a su suerte, no valía la pena seguir luchando y decidió esperar el momento con la mayor dignidad posible, el temor se había ido ahora solo quedaba esperar el fin de esta pesadilla. Pasaron segundos eternos, la ansiedad la embargaba quería que todo termine antes de quebrarse completamente, ya no sentía miedo, sentía dolor. Dolor por saber que perdería a sus compañeros, dolor por haber sido incapaz de protegerlos, dolor por la humillación de no haber sido capaz de hacer frente a una batalla, no era digna de hacerse llamar kunoichi de la hoja. No era digna de llevar el apellido Senju. Aunque sobreviviera aquel día había perdido su dignidad.

Con sus ojos cerrados esperando el final de su pesadilla, Natsuki notó el silencio, un silencio sepulcral, ¿Porque no la mataba aun? ¿Porque ese silencio?. Entonces abrió sus ojos y lo vio. Sus compañeros, a los que creía muertos estaban de pie delante de ella. El sujeto de la voz chillona dijo -Son resistentes pero aun asÍ no podrán hacer nada- .Extraño, pensó Natsuki el sujeto ya no reía estaba serio, pero no le importo, aun había una posibilidad, lo sabia, sus compañeros nunca la dejarían sola.

MUERAN !!!! Dijo el sujeto de la voz chillona, y lanzó una lluvia de kunais hacia ellos, la cual impacto en los cuerpos, de Len, Miku y Khan. Pero muy para su sorpresa no hizo ningún efecto. Como seres sin vida no hicieron nada, simplemente resistieron su ataque y ni siquiera se molestaban en sacarse los kunais incrustado en su cuerpo, sin expresión en sus rostros, con su mirada vacía y sin vida. La imagen era escalofriante, como una postal salida de una historia de terror; los tres: el sensei y sus alumnos resistian el ataque del sujeto sin decir ni una sola palabra, sin un gesto de dolor como muñecos salidos del mismo infierno. Un escalofrío corrió por su espalda. No era normal se dijo. Esos deberían estar muertos ya, ni siquiera se atrevía a acercárseles, por la horrorífica imagen que se le presentaba ante sus ojos. Entonces notó a la niña detrás de ellos, su imagen era la de un demonio: su cuerpo cubierto de la sangre de sus compañeros, y sonriendo. Parada altiva sin decir palabra, en silencio. Esa sonrisa lo turbaba no era una sonrisa normal, era una sonrisa que traspasaba los limites de la cordura .Entonces lo entendió, si quería que aquellos ninjas se detuviesen debía matarla a ella. -¡¡¡ MUERANSE DE UNA VEZ POR TODAS!!!- Gritó y lanzo una última lluvia de kunais mientras buscaba una abertura en aquella defensa.

Entonces vio su oportunidad, uno de los kunais fracturo la rodilla de uno de ellos y callo. En ese momento lanzo un cuchillo dirigido a la niña el cual impacto y la dejo sentada contra la pared con la cabeza gacha. Fue como si el embrujo hubiera terminado.los cuerpos de desplomaron en ese momento, y comenzaron a arrastrarse hacia la niña hasta que llegaron a ella.

Su primer impulso fue asegurarse que estaban muertos que no volverían a levantarse pero no se atrevió, temeroso de que la pesadilla comenzara nuevamente, salio lo mas rápido posible cerrando la puerta, para así asegurarse que no lo siguieran. Con la esperanza de que con el simple acto de cerrar la puerta esos recuerdos quedaran allí y no lo persiguieran por el resto de su vida.

Allí quedo Natsuki hasta el amanecer y permaneció todo el día, al lado de sus compañeros que mas allá de la muerte aun la siguieron protegiendo. Rompiendo toda ley natural conocida.


Capitulo 3: DescubrimientoEditar

El olor a sangre los atrajo hasta el lugar, aun antes de abrir la puerta ya presentían que allí se había librado una sangrienta batalla, aun así siendo shinobis experimentados no estaban preparados para el horror que los aguardaba adentro.

Al abrir la puerta se encontraron con una escena escalofriante, los últimos rayos del sol iluminaban tenuemente la habitación intensificando aun más la imagen terrorífica que se presentaba ante sus ojos.

Lo primero que vieron fue a Natsuki, con Khan a su derecha, Miku a su izquierda, ambos tomándola de la mano y su sensei en su regazo, todos menos ella con kunais y shurikens incrustadas en sus cuerpos, tantos que hasta había en algunas partes que solo eran una masa sin forma por el impacto de tantas armas. Ninguno se atrevía a entrar, hipnotizados por el horrendo espectáculo. -Que demonios paso aquí- dijo uno de los dos. -Una masacre eso pasó, debemos averiguar quienes son - contesto el segundo. Por la cantidad de sangre seca en el cabello de la niña que le cubría el rostro, y por las armas que impactaron en el rostro de los que la rodeaban era imposible identificarlos a simple vista, revisaron la habitación y encontraron los cuerpos de los dueños del lugar y a un sujeto, al cual habían decapitado. Por donde caminaran había sangre seca la cual crujía a cada paso, y sonaba estridentemente en la habitación sepulcral. -Debemos buscar sobrevivientes- dijo el segundo. -Si hay algún sobreviviente, sería un milagro - dijo el primero -Ve tu a revisar las demás habitaciones- continuo -Yo enviare un menaje a la aldea quien hizo esto puede seguir por aquí, así que alertaremos a todos-. Al decir esto salio presuroso de la habitación. El segundo lo quedo mirando, -Cobarde- pensó -Me deja todo el trabajo a mi-. Aunque no negó que el también quería salir corriendo de aquel lugar, tan desagradable y espeluznante, y no le agradaba la idea de husmear en las demás habitaciones por temor a encontrarse con una imagen similar, aunque -Nada podía ser peor que esto- se dijo a si mismo, y se dirigió a las habitaciones. Una vez que cruzo el umbral de la puerta se dio cuenta que el resto del lugar estaba en orden, dedujo que la batalla había sido librada en el salón comedor y no en el resto de la residencia, sintió alivio y rogó al cielo estar en lo cierto no tenia ánimos de encontrarse con otra escena como la que había presenciado anteriormente.

Grande fue su sorpresa al entrar en la habitación, sobre la cama y en perfecto orden se encontraban las ropas de tres shinobis de la hoja, se apresuro a buscar las identificaciones y quedo helado. Comenzó a sudar, salio corriendo hacia la habitación contigua y comprobó lo que tanto temía. Salio corriendo en busca de su compañero. Llego al el pálido y tembloroso. Su compañero lo miro atónito, -Q-que sucede..- balbuceo, temeroso de que el horror siguiese. Su compañero extendió su mano y le entrego las identificaciones que había encontrado, -N-no puede ser- dijo -E-es el quipo Len- se quedaron petrificados que clase de sujeto podría haber hecho eso. Todos en la aldea sabían que clase de shinobi era Len, y su equipo había adquirido una pequeña fama, por su record de misiones completadas. Entonces uno dijo -Vamos a prepararlos hasta que llegue el equipo que pedí- ,y -Reenviare el informe con lo que descubrimos- dijo el primero pensativo -¿Crees que deberíamos acomodar los cuerpos?- pregunto el segundo -No lo se, creo que seria lo mejor- pensó, que hacer ya no eran victimas circunstanciales eran camaradas que se merecían respeto y una de ellos era Senju un clan respetado, pero aun así no dejaban de ser evidencia. El segundo se dirigió a la habitación, - Que haces- pregunto el primero -Voy a acomodar los cuerpos, si algún familiar del equipo Len viene quiero evitarle el horror del espectáculo- dijo el segundo. - Pero la evidencia...-dijo -No me importa, no permitiré que sigan en esa posición- dijo el segundo mientras entraba a la habitación del horror.

Se acerco a Natsuki -serás la primera - susurro, y lamento tener que fracturar la mano de sus compañeros que la sujetaban, había pasado mucho tiempo desde su muerte, el rigor mortis ya debería haber comenzado y seria la única forma de separarla de sus compañeros. Pero no fue así, al tomar el brazo de Natsuki la mano de Khan se deslizo hacia el piso sin necesidad de ser forzada. Quedó sujetando el brazo por un momento sorprendido por lo que sucedía; la sangre ya seca delataba que ya había pasado mucho tiempo de la muerte, en caso de haber estado vivo, por las heridas que tenia no podría haber sobrevivido mucho mas que hasta tomarle la mano. Era imposible. Mientras analizaba la situación, sintió que el brazo de Natsuki estaba tibio. Miraba fijamente aquel pequeño brazo buscando una explicación.Cuando oyó una voz -Sonríe...- dijo. Aparto lentamente su mirada del brazo, para mirar el rostro de Natsuki, y la vio con una sonrisa en su rostro. Lanzo un grito de terror, lo que llevo a su compañero a entrar en la habitación -que sucede- dijo el primero -E-esta ....vi-viva...- señalándola con un dedo tembloroso, dijo el segundo. -"IDIOTA, SI ESTA VIVA HAY QUE AYUDARLA!!!"- dijo el primero, acercándose a Natsuki, con cuidado movió el cuerpo de Len y sin darse cuenta que Miku la tomaba de la mano, la levanto. El segundo vio como la mano de Miku caía de la misma forma que la mano de Khan, un poco mas fuerte por la brusquedad del movimiento de su compañero.

El primero reviso a Natsuki hablándole cariñosamente -No te procupes linda, la ayuda viene en camino- le dijo mientras revisaba sus heridas. Tenia un cuchillo clavado en el pecho que increíblemente no sangraba, aun así no debía tocarlo había muchos casos en que un arma obstaculizaba las arterias e impedía el sangrado -T'uviste suerte niña, suerte y camaradas que dieron su vida por ti- las demás heridas eran superficiales en esas no había peligro. Cubrió a la niña con una manta y rogó al cielo que con su pedido de ayuda médica mandaran a alguien experimentado. Así la niña tendría mas posibilidades aun.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar